Valor límite ambiental del formaldehído

En los laboratorios de anatomía patológica de los hospitales se utiliza el formaldehído para la conservación de los tejidos. Debido al tipo de trabajo realizado, es en el área de tallado e inspección macroscópica de muestras anatómicas de dichos laboratorios, donde se producen niveles de contaminación ambiental importantes por formaldehído. Éste debe considerarse un producto especialmente peligroso, ya que, además de su acción irritante y sensibilizante, está clasificado por la International Agency for Research on Cancer como cancerígeno. En este caso no existe información científica que garantice exposiciones “seguras”, por lo que mantener la exposición por debajo de un valor máximo determinado no permitirá evitar completamente el riesgo, aunque sí podrá limitarlo. Por ello, continuamente se están desarrollando nuevos sistemas para llevar a cabo el correcto control de la exposición y a lograr una disminución de sus niveles ambientales.

 

El formaldehido a bajas concentraciones tiene efectos sobre la salud, provoca irritación ocular, del tracto respiratorio y de la piel y también actúa como sensibilizante de la piel. La inhalación de formaldehído a altas concentraciones provoca severa irritación del tracto respiratorio, pudiendo llegar a provocar la muerte.

 

En cuanto al valor límite ambiental, el formaldehido dispone únicamente de valor límite para exposiciones cortas (15 minutos) (VLA-EC). Él último publicado por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2013) es de 0,3 ppm (0,37 mg/m3) con las notas:

 

  • Sen: Sensibilizante. Sustancia que, por inhalación o penetración cutánea, puede ocasionar una reacción de hipersensibilidad.
  • Y: Reclasificado recientemente por la IARC de grupo 2A (probablemente carcinogénico en humanos) a grupo 1 (carcinogénico en humanos).