Microtomo de mano de Alexander Cumming, 1770.

Un microtomo se utiliza para el corte de rebanadas delgadas de muestras para investigación microscópica. Alexander Cumming, un relojero del rey Jorge III, inventó y fabricó este dispositivo. La muestra se coloca en el agujero y es presionada hacia arriba mediante un tornillo desde la parte inferior. Las rebanadas de la muestra se obtenían con una navaja de afeitar en la que la parte superior era empujada según la cantidad requerida por el tornillo. Aunque los ajustes eran para 1/500, 1/750 y 1/1000 parte de pulgada, el instrumento no podía realmente alcanzar este grado de precisión. En la actualidad, los conocidos como microtomo de mano, no han tenido variaciones sustanciales, el principio sigue siendo el mismo, se siguen comercializando y utilizando en el campo de la enseñanza.